Las ciudades requieren la implementación de sistemas de tráfico inteligente.

Existe un concepto estudiado e implementado cada vez más en los países, denominado ciudades inteligentes o Smart Cities, las cuales se sirven de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para el mejoramiento de los diferentes sistemas que integran una ciudad, acrecentando la eficiencia en sus procesos y servicios. Dentro de sus campos de desarrollo se encuentra la movilidad inteligente o Smart Mobility, donde se estudian las nuevas tecnologías capaces de dar solución a los problemas de congestión vehicular que agobian a las grandes ciudades.

El concepto de movilidad inteligente hace referencia a la implementación de iniciativas que aumenten el  uso de medios de transporte alternativos al uso individual del automóvil, dado que como se ha demostrado en los últimos años, construir un mayor número de carreteras y expandir la capacidad en términos de infraestructura, ha generado aumento del tráfico, lo que se conoce actualmente como demanda inducida. Se debe tener en cuenta que la misión de la movilidad inteligente no es prohibir el uso del vehículo privado, sino incentivar el uso de otros medios de transporte por medio del fortalecimiento de políticas públicas y mejoras tecnológicas que hagan para el usuario más atractivos otros tipos de sistemas, desde el sistema público local hasta el uso de bicicletas y patinetas electrónicas. 

Ahora bien, dentro de la movilidad inteligente se ha establecido que una de las soluciones que puede mejorar las condiciones de tránsito en las ciudades es el uso de Sistemas de Tráfico Inteligente, los cuales permiten optimizar el flujo vehicular por medio del Internet de las cosas (Internet of Things, IoT por sus siglas en inglés), dado que los datos se suben en tiempo real a la red, lo que aumenta la capacidad del sistema de recopilar, procesar y transmitir información, disminuyendo los tiempos de respuesta ante congestión vehicular, accidentes de tránsito, dispositivos en mal funcionamiento, entre otros. 

Antes de profundizar sobre los sistemas de tráfico inteligente, se debe tener en cuenta que su desarrollo e implementación se fundamenta en la eficiencia, integración, tecnología limpia y seguridad, los cuales son principios claves que trabajan en conjunto para generar los beneficios descritos en la Figura 2.

¿Cómo funcionan los Sistemas de Tráfico Inteligente?

Las nuevas tecnologías junto con el internet de las cosas son la base de operación para los Sistemas de Tráfico Inteligente (Gráfico 1), iniciando por los sensores encargados de recopilar datos del medio para posteriormente transmitirla al sistema de control por medio de la red. Posteriormente, desde el centro de control se toman las decisiones respectivas a ejecutar por parte de los actuadores (red de semáforos, paneles viales). Finalmente, cada vez que se requiere añadir o eliminar elementos del sistema se debe contar con programas computacionales que permitan modelar la situación actual y la situación futura, con lo cual se pueda conocer de antemano los movimientos vehiculares y las posibles afectaciones a los usuarios. 

Una apuesta segura para Sistemas Inteligentes de Tránsito: Protocolo IP500®

¿Por qué preferir el protocolo IP500®?

El protocolo IP500® al ser una plataforma inalámbrica, robusta y escalable, cuenta con características particulares que garantizan y  potencializan su rendimiento respecto a otras tecnologías, entre las cuales destacan los siguientes elementos claves:

  • La red se basa en un sistema sincronizado 6LowPan, tecnología de malla con seguridad crypto-AES128, escalable de más de 1000 nodos (sensores) en la misma red IoT, lo que ofrece mayor seguridad en la transmisión de datos.
  • Banda dual (868/915 & 2,4 GHZ) y topología de malla de doble espectro de banda extendida.
  • Infraestructura robusta, garantiza la tasa más alta de confiabilidad y tolerancia a fallas dentro de la red.
  • Tecnología de modulación de chip RF, genera una velocidad de datos hasta 5 veces mayor en un rango de 500 metros.
  • Reconocimiento de datos con la latencia más baja y actualización inalámbrica, proporcionan la mejor comunicación IoT de su clase.
  • Interoperabilidad e interconectividad total en todos los niveles y componentes que pertenecen al sistema, garantizan acceso a la información y respuestas inmediatas.

¿Cómo aplicar la tecnología para mejorar el tráfico de las ciudades?

Primero: Sensores ubicados estratégicamente

Uno de los problemas más recurrentes en las ciudades con alto flujo vehicular es la congestión en vías arteriales y la siniestralidad vial, para ello desde la tecnología es posible incorporar los sensores de conteos en vías principales y secundarías que permitan conocer la cantidad de usuarios por hora, dichos sensores pueden ubicarse tanto al interior de los semáforos, sobre los andenes o también en las intersecciones al integrar sistemas de cámaras con lectura de 360°. Debe tenerse en cuenta que según el sensor a equipar, no solo se tendrá información de volúmenes sino también de velocidad y tipo de vehículo que usa la vía en estudio (particulares, buses, carga, bicicletas, peatones, entre otros).

Segundo: Centro de Control & Operaciones

Toda la información recopilada por los sensores será transmitida al Centro de Control & Operaciones, definido como el cerebro logístico del sistema, desde allí no solo se almacenan los datos, sino que se procesas y genera información de valor, respecto al tráfico de las ciudades, es posible detectar en tiempo real las vías que presentan embotellamientos según los volúmenes registrados y la velocidad promedio de estos. Posteriormente, por medio de software especializados se pueden detectar las vías secundarias a usar, con lo cual se alivie el tráfico y se disminuya la sobrecarga en corredores arteriales de la ciudad.

De manera complementaria, como se mencionó en el artículo la red de semáforos tendrá un comportamiento dinámico, con lo que los tiempos de verde y rojo estarán en función de las condiciones específicas del día y hora en estudio, así como de los posibles imprevistos que se den por accidentes o vehículos detenidos. 

Tercero: Datos abiertos al público

Dado que el protocolo IP500® se caracteriza por ser interoperable, se puede contar con una aplicación abierta al público que informe en tiempo real a los usuarios los inconvenientes de la ciudad, así como brindando rutas alternas evitando corredores saturados. Los usuarios también podrán registrar anomalías en la red que serán verificadas por los sensores o de ser necesario por personal de apoyo asignado a la zona.

Desde el protocolo IP500®  sabemos que las ciudades requieren información de calidad en tiempo real que le dé herramientas a los entes de control territoriales para mejorar las medidas y normatividad del sector transporte, por ello desde el Centro de Control se genera información de valor, de acuerdo con convenios previos realizados con los entes respectivos, es posible dar informes de gestión trimestrales o semestrales, que ayuden a generar nuevas políticas públicas y normatividad para ayudar a disminuir los tiempos de recorrido y los accidentes en la ciudad.

1 comentario en “Las ciudades requieren la implementación de sistemas de tráfico inteligente.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *