La Revolución de la Iluminación Led con IP500®

blog 1 IP500

Con la evolución tecnológica las bombillas tradicionales se han vuelto ineficientes en cuanto a su funcionamiento dado que la energía que utilizan produce principalmente calor en un 90%  y solo el 10% produce iluminación. Además, tienen una vida útil de tan solo 1000 horas en promedio, es decir alrededor de 6 meses con un promedio de encendido de 5,4 horas diarias. Por otro lado, los avances en materia de iluminación han logrado desarrollar nuevas tecnologías más eficientes y menos contaminantes, entre las cuales se destaca la tecnología LED.

Los LED (light-emiting diode) son una fuente que emite luz cuando una corriente eléctrica pasa por ellos, está constituida por un material semiconductor dotado de dos terminales los cuales liberan energía en forma de fotones. Las LEDs fueron desarrolladas por primera vez en 1927 por Oleg Vladimírovich Lósev, pero no fueron desarrolladas de manera comercial hasta 1962 cuando Nick Holonyak inventó el primer LED rojo basado en semiconductores utilizado en señalización. A partir de ese momento, se han presentado diversos desarrollos y usos de los LED en elementos electrónicos tales como controles remotos o lectores de DVD. Hacia el final del siglo XX se logró el desarrollo de LEDs blancos de potencia, los cuales permitían una iluminación más eficiente en hogares o en las calles, comenzando con la revolución lumínica para dejar atrás la bombilla tradicional e ineficiente. 

La iluminación por tecnología LED cuenta con las siguientes ventajas:

  • Las LED tienen una mayor eficiencia energética, estos consumen en general entre un 80-90% menos de electricidad, reduciendo costos de consumo.
  • Con respecto a los componentes, las luces LED son más ecológicas que las bombillas tradicionales que contienen tungsteno o mercurio en caso de luces fluorescentes. Además, las LED son reciclables y cumplen con los estándares europeos de sustancias contaminantes.
  • Las LED tienen una mayor vida útil, la vida media de una lámpara LED es de aproximadamente 45000 horas en promedio, lo que representa cinco años de luz de manera continua manteniendo la lámpara encendida 24 horas los siete días de la semana.
  • La iluminación LED no produce calor, como si lo hacen los bombillos tradicionales, evitando desperdicio de energía y permitiendo su utilización en lugares o sitios pequeños y delicados donde el calor producido puede ser perjudicial.
  • No requieren que se haga un mantenimiento constante como como con las luces tradicionales que necesitan cambio frecuente.
  • Gracias a su versatilidad y su tamaño pequeño y compacto, permiten el montaje en placas de circuitos impresos, ofreciendo una iluminación óptima.
  • Las LED tienen resistencia estructural, son componentes de estado sólido, sin filamentos, electrodos ni tubos de cristal, lo que permite una mayor resistencia a golpes que puedan presentarse en el transporte o la instalación.

Los usos más comunes de las luces LED se presentan a continuación:

  • Señalización: Gracias a su eficiencia energética, su larga vida útil y su tamaño, es frecuente encontrar luces LED en la semaforización de ciudades, señales de tráfico, iluminación de emergencia, luces de navegación. Incluso, se utilizan luces LED en vehículos o en estadios deportivos para retransmisión de los juegos.
  • Iluminación: Las luces LED se han venido integrando cada vez más en las luces de calle en ciudades, tienen gran capacidad de iluminación y generan ahorros significativos en consumo y mantenimiento, ciudades como Dortmund en Alemania o Barcelona en España ya han venido haciendo una renovación de su alumbrado público a luces LED, aunque su uso en alumbrado también se ve en hogares gracias al desarrollo de lámparas de pared y bombillos para reemplazar a los bombillos incandescentes. Por otro lado, en la tecnología de uso diario también es posible encontrar luces LED en objetos como televisores de tecnología LCD, proyectores y computadores, así como en luces de escenarios como teatros. 
  • Comunicación: Las luces LED se utilizan también en la transmisión de datos y señales analógicas en circuitos cerrados, pero también se utilizan para enviar datos a través de cables de fibra óptica.
  • Medicina: Utilización de luces LED como guías de luz en procedimientos como cateterismos, endoscopias de todo tipo como gastroscopias, colonoscopias o artroscopias, permitiendo la observación de órganos y sistemas del cuerpo. También son utilizadas en lámparas frontales para cirugía, odontología u oftalmología en el desarrollo de diagnósticos.

Hoy en día gracias a los desarrollos que se han presentado en el área del Internet de las Cosas (IoT), es posible la integración de la iluminación LED con protocolos como el IP500® para lograr el desarrollo de edificios o ciudades inteligentes.

La tecnología IP500® consiste en un protocolo de internet inalámbrico para la seguridad y protección industrial, comercial y pública que provee un sinnúmero de soluciones inteligentes automatizables. Es una red altamente encriptada, de doble frecuencia, asincrónica, la cual sirve de  base para la comunicación inalámbrica de todos los sensores y actores en la red. 

Una de las ventajas de la renovación de edificios y ciudades con tecnología IP500® es la reducción de consumo energético de sus productos asociados, que junto a la implementación de luces LED ofrece un ahorro de entre el 25%-60% de energía, permitiendo pensar en ciudades mucho más sostenibles ambientalmente, con una menor producción de CO2, controlando la contaminación lumínica que puede afectar especies silvestres, siendo ambientalmente amigable en diversos aspectos.

Ciudades inteligentes

La implementación del protocolo IP500® junto con la iluminación LED en la renovación del alumbrado público de las ciudades permite que, por medio de sensores de movimiento, se enciendan las luces cuando se detectan personas y se apaguen las luces cuando no hay peatones. La utilización de luces LED y tecnología de sensores supone la transformación de ciudades tradicionales en ciudades inteligentes, es decir, ciudades con un desarrollo enfocado en la sostenibilidad, con un uso eficiente de los recursos, optimizando los servicios públicos, para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y generar un menor impacto en el medio ambiente.

2 comentarios en “La Revolución de la Iluminación Led con IP500®”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *