APORTES DEL PROTOCOLO IP500® A LA DETECCIÓN DEL CORONAVIRUS

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró como pandemia el brote por el nuevo Coronavirus el 11 de marzo de este año, desde todas partes del mundo se han venido instaurando distintas metodologías para controlar la propagación exponencial del virus o poder reducir el número de fallecidos. Entre los diferentes enfoques que se han propuesto para ello, muchos tienen una base en la colaboración entre las nuevas tecnologías del Internet de las Cosas (IoT), como el protocolo IP500®, y la fuerza humana.

¿Qué es el protocolo IP500®?

El protocolo IP500® es una plataforma inalámbrica abierta, segura y neutral que conecta todos los dispositivos inteligentes de automatización, medición, acceso y control, garantizando una comunicación sólida e ininterrumpida entre los componentes, con un estándar de calidad que permite la interoperabilidad interdisciplinar requerida.

La tecnología integrada en el sistema funciona por medio de tres actores  (1) sensores, (2) decisiones y procesos y (3) actuadores. Primero, los sensores son dispositivos que recolectan datos medioambientales y los transmiten al panel de control. Segundo, las decisiones y procesos se manejan desde dispositivos remotos que comienzan series individuales de eventos o rutinas específicas. Tercero, los actuadores son módulos que ejecutan los comandos emitidos por los sensores, permitiendo controlar o ejecutar diversas acciones.

¿Cómo puede ayudar el protocolo IP500® en la lucha contra el coronavirus?

Como se indicó en la sección anterior, el sistema cuenta con sensores que reciben información constante del medio donde operan, permitiendo a los actuadores tomar decisiones precisas según los datos procesados. A nivel mundial, uno de los dispositivos más exitosos implementados para la detección de posibles casos de COVID-19, es la cámara de detección térmica en lugares estratégicos como sistemas de transporte, plazoletas, centros de servicio y zonas residenciales; si se considera que en el sistema estos dispositivos son sensores capaces de detectar e informar cuando hay personas con temperaturas elevadas, los actuadores serán capaces de tomar decisiones previamente programadas, como lo son:

  1. Escaneo facial de las personas detectadas por la cámara térmica con temperatura elevada, la información una vez compilada será enviada a las entidades de salud, permitiendo la creación de una base de datos global con los posibles infectados. A gran escala se puede pensar en un sistema inteligente que sea capaz de integrar los resultados obtenidos de diferentes puntos para aumentar la probabilidad de detección.

reconocimiento facial

2. Una de las medidas básicas para el control de esta enfermedad es por medio del cumplimiento de una cuarentena obligatoria de mínimo 14 días en casa para los pacientes confirmados de tener Covid 19, manejando en casa los síntomas que se presenten, teniendo en cuenta que en casos donde estos empeoren se debe acudir inmediatamente a urgencias. Por medio de sensores de movimiento es posible que se realice el monitoreo de pacientes para que cumplan con la cuarentena impuesta, así mismo, es posible que por medio de sensores de temperatura o recolectores de datos, se haga seguimiento a los síntomas, logrando un reporte prácticamente en tiempo real de los cambios que presente una persona contagiada con el virus, para lograr de esta manera una respuesta rápida y una historia clínica detallada para tratar casos en que se complique la situación. 

3. En las zonas que se registren múltiples personas con temperatura elevada, considerado como un indicio de la propagación del virus, se activará la alerta para desinfectar en las próximas horas. De acuerdo con los recursos y tecnología dispuesta, la desinfección se puede realizar por medio de:

  • Rociadores electrónicos instalados previamente en el lugar, funcionando como actuadores.
  • Drones al servicio de las entidades de salud, los cuales se podrán programar con destino según la información de riesgo asociada.
  • Personal de salubridad con el equipo requerido para la labor de desinfección, esta es la opción más económica, pero genera tiempos de exposición más altos al contaminante, aumentando las posibilidades de contagio.

5. En zonas de difícil acceso para personal de salud o para la entrega de ayudas económicas y sociales, lugares con personas en cumplimiento de cuarentena obligatoria o con presencia de adultos mayores o en situación de movilidad reducida, es posible realizar por medio de la utilización de drones guiados a distancia la distribución de medicamentos y bienes con el fin de evitar la exposición innecesaria de estos grupos de riesgo.

6. Activación de parlantes informativos integrados al sistema, los cuales estarán en funcionamiento cuando la cámara registre una cantidad designada de ciudadanos que no cumplan con la distancia mínima requerida para la seguridad de todos, sus mensajes darán recomendaciones y recordatorios de la importancia de prevenir nuevos contagios.

Dentro de los beneficios adicionales, al estar conectado a la red, los datos que se reciben son en tiempo real, permitiendo conocer cómo se comporta el virus día a día en la ciudad o país donde se implemente. Gracias a la arquitectura y los detalles integrados del protocolo IP500®, donde su principal cualidad es la escalabilidad y operabilidad entre todos los actuadores y sensores conectados a la red, es posible realizar este tipo de análisis de información para ayudar en la lucha contra el COVD-19.

Finalmente, si se cuenta con la capacidad de integración del protocolo IP500® e inteligencia artificial, se pueden detectar las zonas donde se está produciendo un brote del virus, ya que los datos recibidos por los sensores serán analizados por IA, la cual por medio de algoritmos puede realizar las predicciones correspondientes, permitiendo tomar decisiones antes de llegar a puntos críticos de la propagación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *